Entrando en Facebook

Todos conocemos la famosa web de contactos mayormente conocida como Facebook, pero muy poca gente se para a pensar en las cosas que conlleva usar esta página sin las debidas precauciones. en principio, la página es inofensiva y te saluda con su interfaz que invita a ser usada, como diciendote “Bienvenido a Facebook, ¿que podemos hacer hoy por tí?”.  Pero no es oro todo lo que reluce en la red social más conocida y usada en la historia de la humanidad.

 No podemos olvidar que una vez que te creas una cuenta y entrar a Facebook, cabe remarcar que, aparte de una red social de por sí, es también una empresa a nombre del mismo creador de la red social, por lo tanto dicha empresa cuenta con los datos de todas las millones de personas que se han creado una cuenta en Facebook y han aportado sus datos por los motivos que hayan tenido que hacerlo.

 Si fijamos la vista hacia atrás, Facebook no está exenta de detractores, pero tampoco es una empresa que de por sí haga las cosas por amor al arte y que no tenga sus conexiones. Se conoce que el FBI, por poner un ejemplo, en más de una ocasión ha usado Facebook como una herramienta de espionaje para poder sacar datos que hayan tenido que ser útiles en tu investigación.